Las escuelas “chárter” estancadas en plena reforma educativa

El Dr. David Vázquez opina sobre el estancamiento en la implementación de la política pública de escuelas "charter".

La Ley Núm. 85 del 29 de marzo de 2018, “Ley de Reforma Educativa de Puerto Rico” aspiraba a transformar la educación de Puerto Rico, pero desde entonces, el Departamento de Educación (DE) ha sufrido la falta de un líder educativo competente para implementarla. Dicha ley incluía los vales educativos y las escuelas públicas alianzas. No sabemos qué paso con los vales educativos, pero sabemos que existen varias escuelas “chárter” en Puerto Rico. Esta reforma educativa quedó en la nave del olvido gracias a la politización y mala administración del DE.

¿Qué son las escuelas públicas alianzas “chárter”?

Las escuelas “chárter” son escuelas públicas, gratuitas, no sectarias. Dentro del marco federal de los Estados Unidos, las escuelas “chárter” son una opción dentro de las reformas educativas para atender los rezagos de los estudiantes. Una de las metas es empoderar a los padres, madres o encargados y la comunidad escolar a través de la creación de estas escuelas alianzas. La comunidad escolar trabaja en conjunto para identificar las necesidades particulares de sus estudiantes y de sus comunidades. Estas escuelas ofrecen diferentes programas académicos con nuevas metodologías de enseñanzas que son innovadoras para atender las necesidades específicas de los estudiantes. El objetivo principal de las escuelas alianzas es transformar la educación e impactar el aprovechamiento académico y socioemocional de todos los estudiantes.

La ley establece que las escuelas “chárter” deben de fomentar el bilingüismo en su enseñanza y además ofrecer una educación enfocada en Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM) o Ciencias, Tecnología, Ingeniería, Artes y Matemáticas (STEAM).  Las escuelas públicas alianzas, así como las entidades certificadas que administren las mismas, están sujetas a los mismos estándares de evaluación y rendición de cuentas que el resto de las escuelas públicas de Puerto Rico. Una característica única de las escuelas alianzas, es que la burocracia arcaica politizada del DE no puede ser impuesta. Otro requisito de la ley es que el secretario tiene que supervisar estas escuelas para asegurar que cumplen cabalmente con todas las leyes estatales y federales.

Desgraciadamente, el DE no tiene un secretario en propiedad para supervisar dichas escuelas e implementar otras reformas educativas.

Quiero enfatizar que las escuelas “chárter” públicas en los Estados Unidos tienen un rol muy importante dentro de las comunidades diversas que sirven. También, tienen un rol muy importante en el proceso de reformas educativas dentro del sistema federal de educación. La justicia social y la equidad son de los objetivos principales de estas escuelas dentro de los distritos escolares urbanos de Estados Unidos. Estas escuelas buscan proveer una educación de alta calidad a estudiantes de bajos recursos en diferentes distritos urbanos.

De acuerdo con el DE, existen cuatro escuelas públicas alianzas “chárter” y al parecer están funcionando y cumpliendo con su misión. Pero necesitamos los datos para ver qué impacto tienen estas escuelas en la educación de nuestros estudiantes y sus comunidades.  Finalmente, pienso que para poder ejecutar y evaluar esta nueva ley, el gobierno (ejecutivo y legislativo) deben nombrar y confirmar un líder educativo competente que sea capaz de impactar la educación de Puerto Rico R a través de su estilo de liderazgo y su compromiso con los estudiantes de Puerto Rico.

Artículos recientes

Artículos relacionados

A %d blogueros les gusta esto: